CohetesNoticias

La Fuerza Aérea de EE.UU. financia tres nuevos cohetes para competir con SpaceX.

Extrañamente SpaceX no ha recibido ningún contrato de la Fuerza Aérea; la reacción inmediata a las noticias del miércoles que decían que Blue Origin, Northrop Grumman y United Launch Alliance habían ganado más de 2.000 millones de dólares en contratos de la Fuerza Aérea para desarrollar vehículos de lanzamiento, cogió a todos con el pié cambiado, de ahí la pregunta: qué ha pasado con SpaceX?”

El principal oficial de adquisiciones de la Fuerza Aérea, Will Roper, dijo a los periodistas que SpaceX es un “miembro clave de nuestro equipo de lanzamiento”, pero en esta ocasión la compañía no había recibido ningún contrato.

El programa LSA (Acuerdo de Servicios de Lanzamiento, por sus siglas en Inglés) se inició en 2015 para alimentar a los proveedores de lanzamientos nacionales ya que la Fuerza Aérea se enfrenta a la fecha límite de 2022 para dejar de utilizar los motores rusos RD-180 que impulsan en la fase inicial al cohete Atlas 5 de ULA. SpaceX ya recibió fondos en la fase inicial de LSA para desarrollar la tecnología de propulsión.

Para la fase actual del LSA, el desarrollo de cohetes que pueden ser certificados para volar misiones de seguridad nacional, la Fuerza Aérea otorgó 500 millones de dólares a Blue Origin para el desarrollo de su cohete Nuevo Glenn, 792 millones a Northrop Grumman para su cohete OmegA y  967 millones a ULA para desarrollar el cohete Vulcan Centaur.

SpaceX, considerado por algunos como el ganador de alguno de los premios porque ya ha demostrado su valía con el lanzamiento de cargas útiles de seguridad nacional, estaba fuera de juego en el reparto.

Pero la exclusión de SpaceX no es tan extraña teniendo en cuenta que la fase actual del programa LSA se centra en poner en servicio nuevos lanzadores. Falcon 9 ha volado más de 60 misiones desde su debut en 2010 y ha comenzado a recuperar rutinariamente la primera etapa reutilizable del cohete.  Mientras tanto, el lanzador Falcon Heavy, hizo su debut con éxito en febrero de este año.

Los esfuerzos de desarrollo de SpaceX se centran ahora en el gran cohete Falcon y ese no es un vehículo que tenga un gran atractivo para la Fuerza Aérea, apuntó Miller.

Hay una gran probabilidad de que SpaceX haya sido rechazado porque ya tiene lo que quiere la Fuerza Aérea, que es un cohete confiable y de bajo costo. El BFR es demasiado grande para lo que necesita la Fuerza Aérea, especialmente cuando los militares intentan alejarse de los enormes satélites para pasar a las constelaciones desagregadas, dijo Miller. “Quieren un acceso al espacio de bajo coste y confiable”, y SpaceX tiene dos vehículos que no necesitan ser desarrollados.

La estrategia de LSA consiste en introducir en el mercado nuevos competidores nacionales. Se espera que las tres empresas que obtuvieron fondos de desarrollo estén listas para competir por los contratos de compra de lanzamiento en la próxima fase de LSA, que la Fuerza Aérea denomina fase 2.

La fase 2 será una competición abierta. Todos los ganadores de LSA tienen que ofertar por contratos de lanzamiento o devolver sus fondos de desarrollo al gobierno. 

Un funcionario de la Fuerza Aérea habló el jueves con SpaceNews para indicar que la fase 2 será una competencia de adquisiciones para un número de misiones aún por determinar durante cinco años. Solo se seleccionarán dos proveedores y se dividirá el trabajo 60/40.

“Cualquiera puede competir”, dijo, pero bajo el acuerdo con los tres ganadores del LSA, “cualquiera que no sea elegido para la adquisición de la fase 2 tendrá su financiamiento de OTA terminado”. OTA, u otra Autoridad de Transacciones, es un acuerdo de reparto de costes que el Pentágono puede elegir para el desarrollo de nuevos sistemas en lugar de los contratos tradicionales de coste incrementado.

“Los tres están obligados a continuar con la adquisición de la fase 2 como parte del acuerdo”, dijo el funcionario. Si alguno de los tres ganadores del LSA, no presenta oferta para la fase 2, tendrán que devolver el dinero de la OTA.

“Elegimos a tres socios de LSA para garantizar que hay tres para competir en la fase 2”, dijo el funcionario. No mencionó a SpaceX, pero insistió en que la fase 2 estaría abierta.

Los lanzamientos de seguridad nacional son muy complejos. “Hacemos una gran cantidad de seguimiento de la misión para asegurarnos de que ponemos nuestras misiones en un buen camino para el éxito. La estabilidad es importante. Tener un socio bien coordinado para trabajar durante un período de cinco años es importante”.

Al final de la adquisición de la fase 2 de cinco años, la Fuerza Aérea reevaluaría la base industrial y decidiría si existe una competencia sostenible para la fase 3.

La Fuerza Aérea está trabajando en un borrador de solicitud para la fase 2 que podría publicarse a finales de este año o principios de 2019.

Miller especuló que la Fuerza Aérea tendría que elegir ULA o SpaceX en la fase 2 porque son los dos únicos con un historial en lanzamientos de seguridad nacional.

El cálculo sería que si Blue Origin no gana la fase 2, su multimillonario propietario Jeff Bezos continuará desarrollando el cohete a coste propio y manteniendo el mercado competitivo.

De manera similar, Northrop Grumman podría mantener a OmegA con vida incluso si no gana la fase 2 aprovechando los fondos de otros programas gubernamentales.

Parece improbable que la Fuerza Aérea elija a Blue Origin y SpaceX en la fase 2, porque eso pondría a ULA fuera del negocio. ULA es una empresa conjunta de Boeing y Lockheed.

Mike Laidley, vicepresidente del programa OmegA en Northrop Grumman, dijo a Space News que la compañía espera volar el cohete en 2021 y estará lista para competir en la fase 2.

La fortaleza de Northrop Grumman es que es un “proveedor estable que puede manejar demandas fluctuantes que son bastante típicas en la industria espacial”, añadió Laidley. El contrato de la OTA de 792 millones de dólares ayudará a acelerar el desarrollo y la certificación. Las tres empresas tienen que cumplir con las bases establecidas para obtener los fondos.

Sandra Erwin

Impactos: 256

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.